El Final…


Ha llegado el momento de pasar la estafeta a una nueva generación, bueno aun no exactamente pues en estos meses de vacaciones quedaran solos, es increíble ya se termino un deber, pero la responsabilidad queda… Al principio no quería hacerme cargo de de un árbol lo veía algo así como estoy estudiando medicina no jardinería, que equivocado estaba.

Así que por que quería tener una buena nota en mi clase de ecología me resigné a dedicarle algo de mi tiempo a un par de arboles. hice bina con una persona muy agradable y una buena amiga para esta empresa, así que el equipo HL empezó su labor cuidando a un ficus y un palito que en la actualidad nos preguntamos si es un limonero, fue del asco los primeros días porque de basura encontramos hasta botellas con orines y papel higiénico, el primer día de trabajo en serio nos ayudo un señor de esos de los que limpian autos afuera del centro universitario y debo admitir que quedaron hermosos a comparación de como estaban antes.

Los regábamos de vez en cuando, pero ya la hora de la verdad era media hora antes de la clase siempre limpiábamos bien antes de la clase (que era por la mañana), y aprovechábamos el tiempo también para cotillear un poco y actualizar nuestra base de datos de lo ocurrido en la semana ya que en aquel entonces todavía no terminaban las materias espejo y solo compartíamos la clase de ecología después Heri y yo estaríamos juntos de nuevo en inmunología junto con nuestros demás amigos.

LuisMa´sA finales de abril se presento la epidemia de influenza, así que desatendimos nuestros árboles por 3 semanas, gracias a dios, llovió durante esos días, así que no la pasaron tan mal, en mayo fue cuando comenzamos a ver más los resultados de nuestro esfuerzo, y fue cuando decidimos nombrar a nuestros árboles, al ficus le llamamos Rojo, pues nos recuerda a nuestra amiga Rojo  por ser grande y fuerte, al palito que para entonces ya había empezado a retoñar decidimos llamarlo LuisMa en honor a un servidor.

Decidimos enfocar mas nuestros esfuerzos para con LuisMa y se noto puesto que en su lugar el pasto creció más y más alto, crecieron otro tipo de plantas que no sabemos su nombre pero se ven muy bonitas. Llegó el día de la evaluación y nos preguntaron qué es lo que aprendimos, y yo debo admitir que entendí la importancia de los arboles en nuestra vida y como nos beneficia a todos un poco de responsabilidad y constancia, pues al final no hicimos no se trata de un trabajo de un grado de dificultad alto o que sea muy pesado.

Aunque ya no es mi obligación vigilarlos por cuestiones académicas, creo que es mi responsabilidad estar al pendiente de ellos, ya que un poco de nuestro tiempo y esfuerzo invertido en ellos me ha dejado una gran satisfacción y es una forma de devolverle a la madre naturaleza algo de lo que me ha dado a lo largo de mi vida.

DSC02036 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s