Palabras para Maika


Hace ya más de una carrera, miles de experiencias y a pesar de todo, no me siento más que como una aguja… mi vida no la siento como si fuese una especie de circuito, como si fuese un surco en un vinilo, la cara A y la cara B… y es que a fin de cuentas todo cambia y nada cambia, todo es la misma cantinela. Por eso es importante apreciar los pequeños detalles, y encontrar aquello que nos hace seguir adelante, a veces es difícil, pero eso no quiere decir que sea imposible, aunque sea necesario resurgir de las cenizas y que lo único que quede de nosotros no sea más que una versión deconstructivista de lo que solíamos ser.

A veces solo nos rompemos, no tomamos las decisiones adecuadas, es increíble lo que somos capaces de hacer por amor, por esa idea tonta del amor, tanto así que hasta somos capaces de volvernos invisibles, a veces el callar es lo más cómodo pero otras no es que sea cómodo, es que en realidad nunca tuvimos una voz. Pero es que a veces no hay manera de distinguir entre lo bueno y lo correcto, a veces la decisión de quedarse es la más difícil de tomar, y es que por un lado podemos continuar y dejar atrás aquello que no pudo ser, pero el miedo a lo que pueda ocurrir es tanto que nos detiene y es que, como dicen más vale malo por conocido que bueno por conocer.

Es que a veces nuestra decisión la tomamos sin querer, sin pensar, nos dejamos llevar y otras veces sopesamos bien lo que ganamos o lo que perdemos (como las veces que nos han hecho reír, pero también cuantas nos han hecho callar), al final, cuánto de nosotros puede caber en esa caja de cristal  donde guardamos aquello que hemos aprendido a callar, todo para poder usar el mejor disfraz de todos, el de la felicidad… y es que una sonrisa es la mejor máscara para ocultar aquello que nos negamos a aceptar.

Creo que lo que debemos recordar y poner en la balanza, si es el amor, pero no el amor por los demás, sino por nosotros mismos, y no caer en el error de creer que queremos a alguien más aunque sea un poco más que a nosotros mismos.

¿Tú a quien quieres más? a ti ó a…

Corto protagonizado por Eva Amaral y Jorge Bosch, y dirigido por Andreu Castro en el año 2003. Denuncia social contra la violencia de género.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salud y bienestar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s