Paroles, paroles, paroles…


D0P20014Hoy me senté a tu lado, al cruzar el portal y girar mi cabeza, era imposible no reconocerte, reconocer esas facciones, esos labios que tantas veces besé, pensé en saludarte, iniciar una charla amena… llena de trivialidades quizá, algunas minucias para poco a poco, saber la verdad.

No pude articular palabra alguna, sólo me senté a tu lado, tú me miraste de manera condescendiente y cerraste los ojos, para posar de nuevo tu mirada en el vano paisaje citadino. De fondo sonaba alguna melodía pegajosa y ñoña, de esas que parece no hablar de nada más que de lo bien que se siente ser feliz, envuelto en acordes y estribillos pegajosos y llenos de color, pero que en realidad hay más llanto, desesperación así como toda una tragedia griega detrás de ella.

No podía evitar pensar en lo bien que te veías, parecía que por fin habías encontrado algo de estabilidad en tu vida, yo palidecía a tu lado, entonces por fin giraste hacia mi y cruzamos palabras… vacías y educadas palabras, un mero acto protocolizado para quienes ya no hay más que hablar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s